A-Mar (2007) Silvia Gattino

…un verano en la costa argentina escribí este poema, viéndote disfrutar como la niña que eras, amada hija mía. 

 

Te regalo el mar para que contagie tu mirada

con  su profundidad.

Te regalo el sol para que inunde con su luz y su brillo

tu espíritu.

Te regalo la arena para que colme tu existencia

e  irradies su energía.

Te regalo las nubes de este cielo costero

para que aplaquen tu fatiga en las horas

más difíciles…

Te regalo las olas y su espuma

para que tengas su fuerza, su empuje, su constancia

Te regalo las ostras y caracoles

para que se agigante tu belleza,

y puedas llevarte al oído los sonidos del mar,

para siempre.

Te regalo el vuelo  de las gaviotas

para que sobrevueles la vida

siempre acompañada, libre, segura

y despliegues tus alas cuando quieras y desees, hasta donde quieras,

como lo hacen ellas…

Te regalo el juego en la playa, con la pelota arrebatada por el viento,

y la risa, el humor y la disposición a seguir jugando,

para que aprendas a enfrentar de ese mismo modo

tu vida.

Te regalo el descanso, el disfrute, el reposo

para que aflore tu imaginación con creatividad.

Te regalo el silencio para que puedas escucharte

…y observar todo lo que en la naturaleza  hay para aprender.

Hija, llevas el mar en tu existencia desde que naciste, grabado en tu nombre: MAR-IANELA.

 

Costa argentina, Enero 2007

Comparte este contenido

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here