“Distintos lenguajes de la vida social: palabras, cuerpos, expresividad, acción”

12 julio 2016
Categoría:
UNC - Seminarios
Comentarios: 0

Esc. Trabajo Social- Universidad Nacional de Córdoba. – Agosto 2011

 

JUSTIFICACIÓN Y PLANTEO DE LA  PROPUESTA

Se ha tornado un dato relevante en los últimos años, la emergencia de escenas sociales conflictivas y novedosas, que se nos hacen visibles o tangibles por vías, formas, modalidades discursivas, dispositivos y acciones diversas y originales, innovando modos de expresar las broncas, descontentos, tensiones y contradicciones vividas cotidianamente.

Sucede por momentos que en esas escenas, el lugar de la palabra está vacío, o al menos en apariencia, y entonces nos preocupa no “escuchar” la voz de los actores sociales: no poder acceder a sus opiniones, ideas, conceptos y visiones que pueden generar las distintas sensaciones de la situación.

Muy comúnmente, esperando la emergencia de las palabras, no vemos, y hasta contribuimos a invisibilizar, qué dicen los actores sociales con otros lenguajes: qué le pasa a sus cuerpos, qué emociones tienen ante esas situaciones y en esas escenas sociales, qué los expresa cotidianamente, qué sienten, cuál es su forma de “estar” o “no estar”, así como su materialización en el “acto” (la acción)

En consecuencia, lo más frecuente es recurrir técnicamente a la entrevista, poniendo énfasis en las palabras, en las secuencias: preguntas-respuestas.

Sin eludir la impronta y relevancia que ella tiene en la intervención con actores y prácticas  sociales que son sujetos-objetos de nuestra disciplina, y sin dudar de la validez  heurística, interpretativa, comunicativa y política de la palabra, este Seminario pretende aportar una mirada más expansiva e integradora  respecto a lo que tendríamos que poder “observar, escuchar, leer, registrar, resignificar”

La pregunta que nos guiará en este espacio será la siguiente: ¿cuáles son – y cómo interpretamos-  los lenguajes de sujetos y prácticas  sociales  en situaciones de intervención?

Así como las palabras expresan, y son individuales o colectivas, son propias o impuestas, también emergen del cuerpo (individual o social), de la acción (individual o colectiva), los sentimientos y emociones, las percepciones reflejadas, por ejemplo, en imágenes, en la música, en el juego, en el arte. Cada uno de estos lenguajes de sujetos y prácticas sociales “nos dicen”, hablan acerca de muchos significados a la hora de conocer e interpretar los modos de estar de los sujetos en el mundo (también individual y colectivo), en su contexto, en su situación de vida, en el vínculo con otros…

Sucede que en esta cultura, estos lenguajes asoman fragmentados, dispersos, disociados y hasta podría decirse viciados, y se nos manifiestan como comunicaciones desconcertantes, desconocidas e indecodificables desde el lugar de la intervención profesional. Emergen como acciones y escenas caóticas y por momentos desconectadas entre sí, y de los propios actores de las mismas, quienes aparecen haciendo-diciendo diferentes cosas según cómo, dónde, ante quién, con quién y para qué se manifiesten.

 

¿Qué sucede con esto? ¿Cómo desciframos cada uno de estos lenguajes, y todos integrados, a la vez, para interpretar y explicar lo que en cada escena social conflictiva está sucediendo?

¿Y cómo integramos estos distintos lenguajes, al lenguaje científico y a otros marcos referenciales de la acción profesional?

¿Qué componente pasará a ser cada uno de estos lenguajes en el diseño de nuestras intervenciones?

¿Cómo nos preparamos para poder  verlas cuando emergen, y decodificar lo que nos dicen de manera pertinente a nuestro campo?

 

Si bien esto es siempre desafiante, lo es mucho más cuando nos aferramos al lugar de las palabras que emergen de nuestras lógicas racionales, cuando nos desintegramos de nuestra sensibilidad y ocupamos el espacio de las certezas.

“El desarrollo de la sensibilidad punza a un no saber que desestabiliza el saber oficial que cada uno tiene sobre sí mismo. Es tal la diversidad y variación de las sensaciones que afectan un cuerpo, que sólo podemos vivirla. Vivir la diversidad como afirmación de vida sin interferirla intentando atraparla y fijarla.” (S. y H. Kesselman: 2008, 23-24)

Esta propuesta se sostiene en la percepción de un vacío o debilidad al respecto, en el seno de las ciencias sociales, así como de los discursos académicos dominantes. A la vez, no hay un espacio curricular con contenidos explícitos acerca de estos interrogantes en la formación de grado, que den lugar  a la preparación de los estudiantes de Trabajo Social para percibir, interpretar y nombrar  estos distintos lenguajes, así como los de la propia intervención.

Proponemos abrir un espacio curricular para la interrogación sobre el tema.

Este será un espacio de encuentro, de reconocimiento, de intercambio con otros: mirando la unidad en lo aparentemente diverso y diferente, el todo en la parte. En todo momento, exploraremos y articularemos reflexiones, recorridos, resultados y observaciones experienciales, teniendo en cuenta que estas formas de decir a través de distintos lenguajes en las prácticas sociales, en sus respectivos contextos culturales, vienen siendo observadas y atendidas reflexivamente en algunas experiencias –particularmente comunitarias-  de modos distintos.  Si bien se están ensayando modos de abordajes al respecto, generalmente grupales o comunitarios, insistimos en que esto trasciende los niveles de abordajes del trabajo social, siendo en cambio la esencia y existencia  de esa complejidad que llamamos prácticas sociales y conflictividad, como inherentes a nuestro campo de intervención profesional.

Abriremos un espacio para ligar  la formación de grado a  otros modos de mirar, escuchar, decodificar, registrar,  saber y hacer con los sujetos y sus tramas sociales en la integralidad y complejidad de todos sus lenguajes. “Aparece toda una estética  para expresar estas nuevas formas de captura: captura de una tensión, de un cuerpo en un escenario; capturas  que en palabras de Giacometti, son estilos, visiones detenidas en el espacio y en el tiempo, y en palabras de Foucault, ocurren cuando “no se ve lo que se dice o no se dice lo que se ve”.(S. y H. Kesselman: 2008, 54)

Palabras, cuerpos, expresividad y acción serán íconos, claves, símbolos, códigos, materialidad o todos ello junto, que ingresa a la metodología de nuestra intervención de la mano de un giro en nuestra mirada.

Este seminario invitará a vivenciarlo, experimentarlo y pensarlo en un espacio de formación de grado, intentando constantemente la transdisciplinariedad. Esta se refiere  a  un  modo de producción de la subjetividad distinto del  que produce la interdisciplina. Esta última “(…) se sustenta en los principios de orden, integración y completud, armonía, síntesis, totalización, y en la creencia de que cuanto más puntos de vista se sumen, más completo será el abordaje. La transdisciplina  surge de un sentimiento de falta de certezas que se va produciendo a medida que el profesional se  interroga e interroga la propia disciplina y sus conceptos fundacionales y está abierto a la invención de nuevos campos del conocimiento” (S. y H. Kesselman: 2008; 15)

PROGRAMA 2011 DIST LENGUAJES

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>